¿Por qué no debes conducir y hablar por teléfono al mismo tiempo?

La memoria y la atención son funciones cognitivas superiores que nos permiten llevar a cabo una vida normal a nivel personal y social. Somos lo que recordamos, y en buena medida, la atención condiciona nuestra percepción, memoria y aprendizaje, ya que nos permite manejar y filtrar el constante flujo de información que nuestro cerebro recibe a diario. De esta manera, la mente es capaz de seleccionar los estímulos más significativos y a partir de ellos, elaborar una respuesta.

No podemos estar atentos a todo lo que nos rodea, y de igual forma, las alteraciones en esta función cerebral pueden conllevar problemas como el conocido trastorno por déficit de atención. La investigación en neurociencias trata de desvelar los mecanismos mentales que se esconden detrás de esta importante actividad cerebral. Recientemente, por ejemplo, un equipo de científicos del MIT identificó un circuito neuronal relacionado con la llamada atención selectiva o focalizada.

A pesar de que solemos pensar que somos capaces de tener un cerebro 'multitarea', lo cierto es que actividades como conducir un coche y hablar por teléfono son totalmente incompatibles. No podemos (ni debemos arriesgarnos) a probar el tan característico multitasking: cualquier mínimo despiste puede costarnos la vida. Nuestro cerebro no puede realizar dos tareas a la vez al máximo rendimiento y con una efectividad completa. No es verdad que seamos capaces de ser multitarea: nuestra mente focaliza las actividades de manera secuencial, poniendo diversos grados de atención en una tarea u otra respectivamente.

Conducción - Unobrain

Nuestro cerebro es capaz de procesar una cantidad limitada de información al mismo tiempo. No es una cuestión de velocidad de procesamiento, sino de rendimiento óptimo. Como explican desde el Consejo Nacional de Seguridad de Estados Unidos, no somos conscientes de que nuestra mente está 'ciega' a la hora de manejar dos tareas al mismo tiempo, ya que no nos avisa de que no está poniendo el mismo grado de atención en conducir y hablar por teléfono. Los despistes son 'necesarios', ya que para procesar la información que recibimos al volante y la que nos cuentan en esa inoportuna llamada, nuestra mente necesita de un determinado tiempo de reacción para seleccionar los datos, procesarlos y decidir qué hace.  

"Me despisté conduciendo mientras hablaba por teléfono" suele ser una de las frases más repetidas, por desgracia, tras un accidente de tráfico. Por extraño que parezca, somos despistados porque es necesario que lo seamos. Dos tareas totalmente diferentes, como manejar un automóvil y hablar por teléfono, compiten entre sí por 'ocupar' al máximo los circuitos neuronales de nuestra mente. No ocurriría lo mismo con las múltiples actividades que hacemos de manera común mientras conducimos (estar pendientes de nuestro carril y del contrario, prestar atención a las señales de tráfico, reducir o aumentar la velocidad cuando sea necesario, etc.), ya que en este caso son tareas relaciondas que se 'necesitan' entre sí.

Para probar que la mente es incapaz de focalizar de manera adecuada la atención en las dos actividades citadas, científicos de la Carnegie Mellon University demostraron en una investigación publicada en Brain Research cómo nuestro cerebro se ve alterado. Para ello, los voluntarios tuvieron que conducir en un simulador, primero como única tarea y después, mientras hablaban por teléfono. Las imágenes tomadas por resonancia magnética son totalmente esclarecedoras:

Experimento - Unobrain

El experimento realizado por estos científicos muestra claramente cómo la actividad cerebral cambia al realizar dos actividades al mismo tiempo. Completar dos tareas complejas a la vez supone que más zonas de la mente estén al máximo rendimiento, y por lo tanto, nuestra atención global sobre esas actividades varíe completamente:

Experimento - Unobrain

Para evitar accidentes de tráfico, no lo dudes: has de poner tus cinco sentidos en la conducción. De esta manera, tu cerebro prestará la máxima atención a lo que ocurre en la carretera, evitando peligrosos despistes y mejorando la seguridad vial.

Imágenes | Sippanont Samchai (Flickr), Brain Research

 

Para saber más:

- Cómo evitar las distracciones

- ¿Te falta concentración?