¿Qué puede predecir el paso de un deterioro leve a un alzhéimer?

En torno a un 4% de los adultos mayores de 60 años presentan lo que se llama ‘deterioro cognitivo leve’ (conocido por las siglas DCL). El DCL es un trastorno que, de forma general, se caracteriza por una pérdida de rendimiento en funciones cognitivas como la memoria (DCL tipo amnésico) o la atención, el lenguaje, etc. (DCL tipo no amnésico), cuya importancia clínica se encuentra en un rango por debajo de lo esperado por la edad pero sin llegar a alcanzar los niveles propios de una demencia.

Se sabe que un porcentaje de personas diagnosticadas con ‘deterioro cognitivo leve’ evolucionarán a una demencia debida al mal de alzhéimer tras un número variable de años. Así, uno de los temas de investigación más interesantes hoy día se centra en averiguar cómo podemos predecir quién desarrollará la enfermedad de alzhéimer desde ese estado de DCL, tanto por mejorar su abordaje terapéutico como por poder valorar costes a nivel social en términos de cuidados.

Un grupo de investigadores de diversas entidades localizadas en San Francisco (California, EEUU) ha llevado a cabo un estudio con 382 participantes, a los que se ha realizado un seguimiento durante tres años. A todos ellos se les preguntaba sobre las enfermedades que pudieran presentar y se les evaluaba con distintos test neuropsicológicos. Además, también se entrevistaba a sus cuidadores principales  para preguntarles sobre los síntomas y sobre cómo se desenvolvía su familiar en el día a día.

Según los resultados, publicados recientemente en PLOS One (2014), a los tres años del comienzo del estudio, un 43% de los participantes había progresado a un probable alzhéimer. Los análisis estadísticos mostraron que algunos factores parecían actuar como predictores independientes de esa progresión hacia una demencia. Concretamente se encontró que los siguientes aspectos cobraban relevancia:

-Ser mujer

-Mostrarse reticente a recibir ayuda

-Incomodarse cuando el cuidador principal se ausentaba

-Tener dificultad para hacer compras de forma independiente

-Olvidar citas

-Desorientarse

-Encontrar difícil dibujar un reloj

-Tener un recuerdo pobre de una lista de 10 palabras

Perder nuestras capacidades mentales es algo que nos preocupa por todo lo que supone para cada uno de nosotros y para nuestras familias. Esas son razones más que suficientes para ponerse manos a la obra e intentar cuidarse. Porque sólo tenemos uno y porque conservarlo sano el mayor tiempo posible es lo que cualquiera desearía, te animamos a hacerte un propósito de año nuevo: mantén en forma tu cerebro.

 

Imagen: kristian Bjornard (Flickr)