¿Cómo afecta el estrés postvacacional a tu cerebro?

Llega septiembre, el mes en el que la canción de "volver a empezar" resuena en nuestros oídos. Tras las vacaciones de verano, donde por fortuna nuestra mente ha podido desconectar de la rutina, toca volver al trabajo y a nuestros estudios. No será un reenganche fácil, ya que la ansiedad y el cansancio harán mella en nuestro cuerpo. Por ese motivo, en Unobrain queremos ayudarte a combatir el estrés postvacacional, al igual que hicimos con nuestros consejos para mantener un cerebro saludable durante el verano.

De acuerdo con el Dr. Antonio Cano, Catedrático de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid y Presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS), "el estrés es un proceso normal de adaptación a las demandas del ambiente". El cambio de las vacaciones a la rutina de siempre provoca que nuestro organismo se deba acostumbrar a necesidades diferentes en cuanto a ritmo, nivel de trabajo y horas de sueño, entre otros factores.

Nos volvemos más activos y dinámicos, ya que el ritmo con el que vivimos es muy distinto. Por este motivo, el cuerpo se adapta cambiando también respuestas fisiológicas como la tasa respiratoria, la frecuencia cardíaca o la temperatura. Nuestro cerebro también debe acostumbrarse a la rutina habitual. Con este objetivo, los procesos cognitivos son diferentes en septiembre; por ejemplo, nuestra atención se focaliza en las tareas más urgentes y se activan mecanismos para elaborar respuestas y solucionar problemas de manera rápida y eficaz.

Cerebro - Unobrain

Tras las vacaciones, al incorporarnos al trabajo, es posible que las demandas sean más elevadas para nuestro organismo, y en particular, para el cerebro. El cambio de horarios, el mantenimiento de la atención en tareas muy específicas, y retomar responsabilidades y obligaciones pueden llegar a ser 'excesivos'. Si no somos capaces de recuperarnos del estrés postvacacional, es posible que a largo plazo suframos considerables problemas de salud, relacionados con la fatiga prolongada, la falta de horas de sueño o una elevación de la presión arterial, según explicaban en un meta-análisis publicado en Journal of Occupational Health.

En el futuro, la investigación necesitará ahondar en algunos aspectos curiosos sobre cómo aprovechar mejor las vacaciones, para así evitar que nos afecte el estrés postvacacional. Por ejemplo, es posible que el número de días que nos tomamos afecte directamente a nuestro rendimiento al volver al trabajo. ¿Será mejor aprovechar un mes entero de vacaciones en verano, o es preferible disfrutar de pequeños descansos de vez en cuando? 

Mientras estas preguntas no sean contestadas, no nos quedará más remedio que afrontar nuestra "vuelta a empezar" con el máximo optimismo posible. Evitar en los posible el estrés postvacacional, un síndrome que afecta al 35% de los trabajadores entre 25 y 40 años según Muy Interesante, será fundamental para que nuestro regreso a la rutina sea llevadero. ¡Feliz comienzo de septiembre a todos!

Imágenes | Roey Ahram (Flickr), Jaci Lopes (Flickr)

¿Quieres ser más competente? Septiembre es un excelente mes para empezar a entrenar tu cerebro de forma regular. Además de científicamente probado, en Unobrain lo hacemos divertido. Elige tu programa de entrenamiento ahora y ¡ánimo!