Depresión

Cómo mejorarla sin fármacos

Trabajar la autoestima, aprender estrategias de relajación o controlar la ansiedad, entre otras, son acciones necesarias para conseguir calidad de vida.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), “la depresión es un trastorno mental frecuente, que se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración”.  Es uno de los trastornos psicológicos más frecuentes en la actualidad, llegando en España a alcanzar al 4% de la población general, según un estudio de ESEMeD (2006). La OMS pronosticó que la depresión se convertirá en el año 2020 en la segunda causa de incapacidad en el mundo, detrás de infartos, insuficiencia coronaria, o accidente cerebrovascular.

En algunas situaciones, la depresión puede llegar a ser crónica, lo que supone una dificultad en el desarrollo de la vida diaria de quienes la padecen. Dentro de los síntomas más conocidos de la depresión encontramos un estado de ánimo caracterizado por la tristeza, incapacidad para disfrutar de las cosas, pérdida del apetito, sentimientos de culpa, pensamientos de muerte o suicidio y las conocidas ‘distorsiones cognitivas’, que llevan al paciente depresivo a interpretar la realidad de una forma negativa y poco realista. La depresión es un trastorno que se puede diagnosticar de forma fiable y que puede ser tratado por no especialistas en el ámbito de la atención primaria.

Cómo te ayuda Unobrain

Unobrain es el primer Club Online de Brain Fitness del mundo. El concepto Brain Fitness se basa en establecer hábitos de vida cerebro-saludables mediante el entrenamiento cerebral, el control del estrés, la neuronutrición y el ejercicio físico.

En los últimos años ha aumentado el número de investigaciones destinadas al estudio de los problemas neuropsicológicos presentes en la depresión. Según Hanna Snyder, del Departamento de Psicología y Neurociencia de la Universidad de Colorado, la depresión aparece asociada a alteraciones en lo que se denomina ‘funciones ejecutivas’. Estas capacidades son las que nos permiten responder de forma flexible al entorno y tomar decisiones adecuadas dirigidas a la consecución de determinados objetivos, especialmente en situaciones novedosas.

Dentro de las mencionadas ‘funciones ejecutivas’ están la capacidad de actualizar la información para centrarnos en la relevante en cada momento, la inhibición de respuestas automáticas (como cuando hay que ajustar la conducta a situaciones nuevas), la memoria de trabajo, que nos permite mantener y manipular distintos datos de forma simultánea (como al leer un libro), la habilidad para planificar una actividad y la fluidez verbal (como la capacidad para generar palabras que empiezan por una determinada letra). Según concluye Snyder, los pacientes con depresión mayor mostrarían alteraciones significativas en todas ellas, aunque el grado de severidad de la depresión, así como el tipo y cantidad de medicación tienen un papel importante en dichas alteraciones cognitivas.

¿Por qué tratar los fallos en ‘funciones ejecutivas’?

Dentro de los tratamientos convencionales para la depresión encontramos los fármacos antidepresivos y la psicoterapia, que se dirigen a modificar tanto el estado anímico como el patrón de pensamiento del paciente. Sin embargo, pocas son las intervenciones destinadas a trabajar las alteraciones neuropsicológicas en la depresión, a pesar de que se ha descrito que  estos fallos en el funcionamiento intelectual podrían mantenerse incluso cuando la depresión ya ha remitido.

Unobrain, con sus ejercicios de entrenamiento cerebral, trabaja las funciones cognitivas de los pacientes y ayudándoles a mejorar las habilidades que hemos citado y a prepararlos para sacar el mayor provecho a sus vidas. Además, con el programa de control del estrés basado en técnicas de meditación, los pacientes con depresión aprenderán a gestionar este mal, afrontándolo con nuevas capacidades adquiridas. Una alimentación cerebrosaludable y el ejercicio físico, ayudan a conseguir la calidad de vida que todos perseguimos.

Empieza a entrenar ahora

¿Qué dicen de nosotros?

A lo largo de toda mi vida he vivido la de presión en varias ocasiones. Determinadas situaciones me afectan más que a la media y el consumo de antidepresivos nunca me ha gustado. Saber que hay una tendencia a luchar contra la depresión desde el punto de vista de terapias no farmacológicas supone una esperanza para mucha gente.

- José Antonio M. -

Como psicóloga clínica, creo que un programa de entrenamiento del cerebro y una herramienta para gestionar el estrés son dos formas excelentes de tratar a pacientes con depresión sin recurrir al uso de fármacos que tienen efectos secundarios no deseados en muchas ocasiones.

- Manuela R. -