Entrenamiento cerebral

Un gimnasio cerebral científicamente diseñado que se adapta a ti con un entrenamiento personalizado adaptado a tus necesidades. Sólo 15 minutos por sesión para entrenar memoria, atención, percepción, etc. Los ejercicios, diseñados por neuropsicólogos, se presentan como juegos mentales entretenidos que tienen el fin de medir tu estado cognitivo y su evolución, además de su comparación con el resto de usuarios.

Unobraining en detalle

Unobraining es un método de entrenamiento que, sustentado en el concepto de neuroplasticidad, busca fortalecer las distintas áreas cognitivas del usuario. Para ello utiliza un completo conjunto de ejercicios diseñado por un equipo multidisciplinar (distintos profesionales del departamento de Psicología de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, diseñadores y programadores de primer nivel, consultores independientes, etc.) Los ejercicios se plantean en clave relativamente lúdica, como juegos mentales accesibles vía online. Se busca con ello introducir un elemento de motivación fundamental en cualquier programa de entrenamiento. 

 

En Unobraining se entrenan cuatro grandes áreas: la memoria, las habilidades perceptivas y la velocidad de procesamiento de la información, la atención, y las funciones ejecutivas (área ésta que incluiría importantes procesos como la toma de decisiones y la planificación) y el lenguaje.

 

Nuestro cerebro es capaz de adaptarse al medio por sí mismo, generando nuevas conexiones e incluso nuevas neuronas en ciertas áreas del cerebro. Pero, ¿podemos entrenar activamente nuestro cerebro?

La respuesta, sustentada en numerosas investigaciones, es un sí rotundo. De una forma no muy diferente a como haríamos con nuestro cuerpo, el cerebro puede ser entrenado y sus habilidades pueden mejorar cada día. Si lo sometemos al adecuado entrenamiento podemos propiciar esta plasticidad cerebral, mejorando nuestras habilidades cognitivas e incluso previniendo enfermedades neurodegenerativas o el simple deterioro por el envejecimiento.

Deterioro cognitivo

En el envejecimiento normal se presenta un declive de las funciones cognitivas, específicamente en memoria, atención y velocidad del procesamiento de la información (VPI). Este deterioro cognitivo depende tanto de factores fisiológicos como ambientales y está sujeto a una gran variabilidad interindividual.

Estudios científicos

Memoria

En diversos estudios científicos se ha visto reflejado cómo el entrenamiento cognitivo puede ser beneficioso. Por ejemplo, Valencia et al. (2008) exponen que se han realizado numerosos estudios en los que se han demostrado efectos positivos para compensar el deterioro cognitivo con programas de entrenamiento cognitivo, ya sean generales o específicos para funciones como la memoria. Estos programas aplicados a adultos sanos tienen efectos benéficos a corto y medio plazo en la memoria objetiva, la atención, el razonamiento inductivo, la VPI y la función ejecutiva.

Otros autores han encontrado una estrecha relación entre las actividades de tiempo libre (viajar, tejer, cocinar, trabajar en casa, entre otras) con una reducción del riesgo de sufrir enfermedad de Alzheimer, así como efectos favorables de la actividad física en la memoria de trabajo, la planeación y la coordinación motora.  Sin embargo, muchos estudios no han encontrado estos efectos en la cognición al aplicar sólo un entrenamiento psicomotor (o físico). Pese a ello, la mayoría coinciden en formular que toda una vida de entrenamiento cognitivo, participación en actividades de tiempo libre, actividad física y profesional tiene un efecto importante para retrasar la aparición de los efectos nocivos del envejecimiento. Gracias a estos estudios, Valencia et al. (2008) recomiendan emplear programas de entrenamiento físico y cognitivo de forma temprana para evitar o retrasar el deterioro cognitivo asociado con la edad y/o prevenir, además, el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas.

Atención en la memoria de trabajo

Según el estudio de Moreno & Lópera (2009), el desempeño del Sistema Atencional Supervisor (SAS) puede verse afectado negativamente durante el envejecimiento, dando lugar a la aparición de una capacidad deficiente del sujeto para atender selectivamente a un estímulo y para inhibir estímulos irrelevantes, con un aumento en el nivel de distracción y deficiencia en la focalización cognitiva prolongada y en la atención dividida.
La severidad de dichas deficiencias durante el envejecimiento normal se relaciona con diferencias individuales, como la escolaridad, el nivel de actividad y algunos factores genéticos. Estos cambios en la atención, junto con la disminución en la velocidad de procesamiento de información (VPI), podrían constituir la causa directa de los olvidos cotidianos que informan los adultos mayores, con un relativo malestar e interferencia en las actividades diarias.

Los participantes fueron entrenados en varias funciones, entre ellas la atención, obteniéndose una mejoría significativa en los procesos cognitivos entrenados y en el estado funcional de los sujetos. Así mismo, un programa de estimulación combinado de entrenamiento de memoria y psicomotricidad aplicado a un grupo de 50 sujetos produjo una mejoría significativa de la atención selectiva y de la velocidad del procesamiento. Por último, se ha informado que en pacientes con lesión cerebral, tras un proceso de entrenamiento en atención selectiva, sostenida y dividida, se obtuvieron beneficios importantes en tareas que implicaban memoria de trabajo y control ejecutivo, con lo cual se demostró que, a pesar de la lesión, es posible influir positivamente en el rendimiento de la memoria de trabajo utilizando estrategias de entrenamiento de la atención. Son múltiples los beneficios sobre la cognición que ejercen los programas de estimulación; sin embargo, la mayoría de estos procesos se fundamentan en entrenar directamente la función afectada, son pocos los trabajos donde se usa un proceso cognitivo no afectado para estimular otra actividad cognitiva tangencialmente relacionada.

Memoria de trabajo en niños

En el estudio de Alsina & Sáiz (2004), se investigó si era posible entrenar la memoria de trabajo en niños de 7-8 años, puesto que ello tendría importantes repercusiones tanto de tipo paliativo como de tipo preventivo en el rendimiento escolar. De acuerdo con numerosos estudios, los niños que presentan una escasa habilidad en la memoria de trabajo son los que obtienen peores rendimientos en aprendizajes instrumentales como la lectura o el cálculo, por lo que aumentando ésta habilidad es de suponer que se incrementaría su rendimiento en tareas cognitivas (como apuntan, así mismo, otros estudios), ya que el efecto del entrenamiento se generaliza a tareas no entrenadas pero que dependen de la memoria de trabajo. En su estudio se observa que los niños mejoran de manera significativa en pruebas de bucle fonológico, agenda visoespacial y ejecutivo central, poniendo de manifiesto la posibilidad de entrenar este sistema de memoria en niños de las primeras edades de escolarización, lo que puede resultar muy beneficioso y efectivo para su rendimiento escolar en particular y para la adquisición de nuevos aprendizajes en general.

Entrenamiento con Unobraining

Gracias a diversos juegos mentales, con Unobraining se pueden entrenar distintas áreas cognitivas importantes para la salud de nuestro cerebro pero cuyos cambios notaremos también en el día a día. Estos juegos cerebrales se han desarrollado gracias a la intensa investigación de un equipo multidisciplinar en el que encontramos psicólogos, neurocientíficos, fisiólogos o informáticos, cada uno aportando su particular visión y, de esta manera, creando unos juegos o ejercicios específicamente diseñados para el entrenamiento de cada función cognitiva.
No todos los puzzles son buenos desafíos. Muchas veces se usan juegos como crucigramas y o sudokus para agilizar la mente, pero cuanto más se practican, menos útiles son, ya que no crean nuevas vías en el cerebro sino que siguen utilizando las antiguas. Para conseguir entrenar la mente debemos enfrentarnos a retos que sean a la vez desafiantes para nosotros pero adaptados a nuestro nivel. De esta manera nuestro cerebro crea nuevas conexiones y adapta las ya existentes para permitirnos hacer frente  a nuevas situaciones. De esta manera, los juegos mentales diseñados por Unobraining permiten que nuestro cerebro se ejercite y, poco a poco, se pueda enfrentar a mayores desafíos.

¿Por qué con juegos online?

Es evidente que jugar es más agradable que hacer otro tipo de tareas más tediosas, pero, ¿realmente es posible lograr un entrenamiento cognitivo igual de satisfactorio con este tipo de tecnología, si lo comparamos con otras técnicas más tradicionales?

La respuesta es sí. Los resultados no sólo son semejantes, sino que son superiores: todos estamos más motivados y nos sentimos más felices cuando nos estamos divirtiendo, y así lo certifican numerosas investigaciones. Según el estudio de Fernández-Calvo et al. (2011) realizado con enfermos de Alzheimer, los resultados obtenidos reflejaron que un programa de estimulación cognitiva basado en las nuevas tecnologías producía una reducción significativa del declive cognitivo asociado a esta enfermedad y de la sintomatología depresiva en relación al grupo de estimulación “tradicional”. Estos resultados sustentan que la introducción de elementos lúdicos-recreativos, por un lado, y la sistematización de los refuerzos (por ejemplo: puntos, clasificaciones y aplausos del programa), por otro, tiene un efecto importante sobre la motivación, lo que potencia los beneficios logrados por los programas tradicionales sobre la cognición y el estado de ánimo.

(Extracto del ebook gratuito "Brain Fitness, la ciencia de los cerebros en forma", que puede descargarse aquí)


¿A qué esperas para poner tu cerebro en forma?


Empieza a entrenar ahora