¿Qué es alzhéimer?

Cómo mejorar el deterioro cognitivo

En contra de lo que se pensaba tradicionalmente, los hallazgos científicos nos dicen que en la madurez también se generan nuevas neuronas y se establecen nuevas conexiones entre ellas. Esta es la base del aprendizaje.

Diferentes trastornos neurológicos pueden desembocar en lo que se conoce como demencia, que puede definirse como un deterioro de las capacidades intelectuales consecuente a un trastorno cerebral orgánico (Carlson, 2010). La enfermedad de Alzheimer se considera un tipo frecuente de demencia. El alzheimer afecta al 10% de las personas mayores de 65 años, llegando a estar presente en casi un 50% en el caso de personas con 85 años o más (Carlson, 2010).

Existen dos tipos de alzheimer. El Alzheimer de tipo 1 es el más común (60-70%). Consiste en un inicio insidioso y gradual del deterioro en edades avanzadas. Suele comenzar con fallos en memoria y atención.  Entre los síntomas del Alzheimer de tipo 1 que comienzan a manifestarse en  las últimas de la enfermedad está la apraxia (realización de movimientos por afectación cortical). El Alzheimer de tipo 2 es más infrecuente (30-40%) y, a diferencia del anterior, afecta a personas más jóvenes. Además la afectación es temprana en los movimientos y no comienza con fallos en orientación. Su progreso general es de evolución más rápida.

Entre las funciones corticales superiores que se van perdiendo durante la evolución del alzheimer se encuentran la memoria, el entendimiento, el lenguaje, la percepción viso-espacial, el pensamiento, el cálculo y el juicio. El ámbito que se ve afectado de forma más perceptible en las primeras fases suele ser la memoria. Sin embargo, el inicio del alzheimer es muy sutil, siendo difícil diferenciar el progreso de la enfermedad con el envejecimiento normativo. De esta forma, la Asociación del Alzheimer de Estados Unidos identifica una serie de signos de alarma para detectar el comienzo de la enfermedad como pérdidas de memoria, problemas de pensamiento abstracto, pérdida de objetos o ubicación en lugares extraños, cambios de humor y conducta, desorientación en tiempo y espacio o pérdida de iniciativa, entre otros.

Además, en esta primera fase, se puede observar frecuentemente un cambio drástico del humor y un descenso progresivo de la motivación. Según avanza el alzheimer, las alteraciones de la memoria se intensifican, presentan desorientación, dificultades de comprensión, lectura y escritura. Es frecuente una respuesta irritable por parte de la persona en estas etapas tardías, miedos injustificados, deambulación continua y un descenso de la motivación. Comienzan a darse retardo de movimientos, alteración de la ejecución y una pérdida progresiva de autonomía que influirán en su actividad tanto laboral como social.

Fue Alois Alzheimer el que detectó por primera vez que el cerebro de una persona que padece alzheimer, al practicar la autopsia, presenta gran cantidad de unos filamentos enredados llamados ovillos neurofibrilares (presentes en todos los enfermos de alzheimer).

Otro signo de alzheimer detectable en el cerebro son las placas amiloides. En este tipo de demencia, se produce una atrofia cortical progresiva (una disminución del tamaño fundamentalmente en los lóbulos frontal, temporal y parietal). Se produce degeneración y muerte neuronal que se va acumulando y agrupando formando así las placas amiloides. Tanto los ovillos neurofibrilares como las placas amiloides entorpecerán la comunicación interneuronal produciendo así los déficits cognitivos descritos anteriormente (Dewji & Singer, 1998).

A pesar de ser la forma más común de demencia, no existen causas consolidadas y aceptadas del alzheimer en el ámbito científico. Existen varias hipótesis que proponen explicaciones a esta patología. Se han encontrado múltiples evidencias de una asociación genética. Las placas amiloides, comentadas anteriormente, indican otra de las hipótesis más estudiadas. El núcleo de éstas presenta proteína amiloide, relacionada por varios investigadores con la muerte cerebral (Loo et al, 1993). Otra de las causas del alzheimer propuestas consiste en una causa tóxica por elevadas concentraciones de aluminio y silicio.

Actualmente y en sentido estricto no hay tratamiento contra el alzheimer. El alzheimer es una enfermedad incurable, pero se ha observado que aquellos cerebros que cuentan con una reserva cognitiva pueden retrasar la aparición del alzheimer, así como su intensidad en caso de que llegara a aparecer. Esta reserva cognitiva es la resistencia de nuestro cerebro frente a esta enfermedad, por lo que es el principal acto de prevención contra la enfermedad de Alzheimer. Diversos estudios aseguran que una buena educación y un estilo de vida estimulante proporcionan mayor tolerancia a este proceso (Carnero & del Ser, 2007).

Cómo te ayuda Unobrain

Unobrain es el primer Club Online de Brain Fitness del mundo. El concepto Brain Fitness se basa en establecer hábitos de vida cerebro-saludables mediante el entrenamiento cerebral, el control del estrés, la neuronutrición y el ejercicio físico.

¿Puede ayudarte Unobrain? Sí. Empieza a entrenar hoy y toma medidas para evitar el deterioro de tu cerebro. El tiempo de ocio con exigencia cognitiva es una buena forma de aumentar tu reserva cerebral, y para ello está especialmente diseñado Unobraining; leer, aprender idiomas y participar en  un Club de Entrenamiento cerebral son excelentes ejemplos de actividades que pueden ser útiles para protegerte frente a  los síntomas del alzheimer.

Además, diversos estudios científicos avalan la eficacia de entrenamientos cognitivos en pacientes de alzheimer. Por ejemplo, el estudio realizado por Fernández-Calvo et al. (2011) con enfermos de Alzheimer, reflejó que un programa de estimulación cognitiva basado en las nuevas tecnologías produce una reducción significativa del deterioro cognitivo asociado a esta enfermedad y de los síntomas depresivos que muchas veces aparecen, por lo que este tipo de entrenamiento es efectivo no sólo como medida preventiva, sino también como ayuda para paliar los síntomas del alzheimer.

Por otra parte, el estrés, al tener efectos nocivos sobre las áreas cerebrales principales de la memoria y el sistema inmune, hará partir a la persona desde un nivel de reserva cognitiva inferior al comienzo de la enfermedad, produciéndose mayores déficits de forma temprana (Barlow & Durand, 2003). De esta forma el estrés crónico podría ser un factor predisponente al padecimiento temprano de trastornos neurodegenerativos como el alzheimer.  Unozen, el módulo de control del estrés de Unobrain, es una medida eficaz de prevención gracias a su combinación de técnicas atencionales y de meditación con el uso de un casco de electroencefalografía diseñado para aplicaciones domésticas.

Sabemos, además, que la realización de actividad física desencadena un aumento de Factor Neurotrófico, el cual hace posible que se produzca la neurogénesis (creación de nuevas neuronas) y que las neuronas existentes frenen su muerte celular programada (apoptosis) además de fortalecer y aumentar la red de conexiones que hay entre las mismas. Todo ello hace que nuestras neuronas, y por tanto sus sinapsis, sean más fuertes y extensas y que, por tanto, tengan menos predisposición a padecer enfermedades como el alzheimer.

Unogym, el módulo de actividad física de Unobrain contribuye a combatir los síntomas del alzheimer con un programa de entrenamiento cardio-cerebralmente óptimo.

Finalmente, hay multitud de alimentos que favorecen la salud cerebral.  Unomenu integra esa búsqueda de salud cerebral con la salud corporal en su módulo de neuronutrición.

Si te preocupa el Alzheimer, ¿qué esperas para probar Unobrain?

Empieza a entrenar ahora

¿Qué dicen de nosotros?

Cuando te dicen que es Alzhéimer lo que hace que tu padre tenga esos olvidos o despistes cada vez más frecuentes se te cae el alma a los pies.  Pero hay que armarse de moral, no queda otra, y procurar combatir la enfermedad por todos los medios.  Bendita sea la tecnología que hace que empiecen a salir programas como Unobrain. Con el Alzhéimer, se necesita toda la ayuda posible.

- Jacinto S. -

He visto cómo el Alzhéimer vacía a un ser querido hasta que sólo queda la corteza.  No dejaré que me pase a mí, si puedo evitarlo.  Me he propuesto retrasar los síntomas del Alzhéimer, y Unobrain, con sus ejercicios cerebrales y su ayuda a la meditación, es uno de mis aliados.

- Laura G. -

Puede que no haya tratamiento para el Alzhéimer, quiero decir, para curar el Alzhéimer.  Pero sí parece haber tratamiento para los síntomas del alzeimer.  Ya no tenemos excusa para no empezar a cuidar nuestro cerebro desde ahora mismo, antes de que aparezcan los síntomas.  Yo ya he empezado.  Entre otras cosas, con Unobrain.

- Miriam B. -